ACERCA DE NOSOTROS

  1. Inicio
  2. Descubre quiénes somos
  3. Iron Mountain History

Herman Knaust fundó Iron Mountain en 1951 en Livingston (NY). Conocido como "el rey de las setas" por sus vecinos del valle del río Hudson, Knaust empezó a generar su fortuna cultivando y vendiendo setas. En 1936, pagó 9.000 dólares por una mina agotada de minerales ferrosos y 100 acres de tierra con el objetivo de tener más espacio para el cultivo de su producto. Pero, en 1950, el mercado de las setas había cambiado, por lo que decidió emprender un nuevo negocio: uno que pudiese aprovechar la mina a la que había llamado "Iron Mountain".

Tras la II Guerra Mundial, Knaust subvencionó la reubicación de muchos inmigrantes judíos en Estados Unidos que habían perdido su identidad, ya que sus documentos personales se habían destruido durante la guerra. En ese momento, el mundo estaba sumido en el temor por la amenaza atómica de la Guerra Fría. Ambos factores llevaron a Knaust a centrar su negocio en la protección de información vital de las guerras y otros desastres.

 

Como resultado, Iron Mountain Atomic Storage, Inc. fue fundada en 1951. El Sr. Knaust abrió los primeros "centros de custodia" en Iron Mountain y estableció la oficina comercial en el Empire State Building. Con un talento natural para la publicidad, convenció a altos cargos, como el general Douglas MacArthur, para que visitasen las instalaciones de Iron Mountain. La publicidad de los encargados de la custodia fue el tema central del programa de marketing de la nueva empresa. El primer cliente de Iron Mountain fue el East River Savings Bank, que se sirvió de coches blindados para llevar a las nuevas instalaciones copias en microfilm de los registros de depósito y tarjetas de firmas duplicadas. Poco después empezaron a llegar otros clientes, cuando las compañías con sede en Nueva York se dieron cuenta de la necesidad de proteger los archivos importantes.

Iron Mountain siguió creciendo en Nueva York y amplió sus instalaciones originales hacia una mina de piedra caliza en desuso, más cerca de la ciudad. En ese momento, Iron Mountain era la primera empresa de protección de documentos vitales.

Los clientes no tardaron en querer guardar también grandes volúmenes de documentos en papel. En 1978, Iron Mountain abrió sus primeras instalaciones de custodia de archivos no subterráneas en Nueva York. En 1980, Iron Mountain amplió sus fronteras más allá del mercado de Nueva York con la apertura de unas instalaciones en Nueva Inglaterra, para atender la creciente necesidad de proteger los datos de backup informático. En 1983, Iron Mountain amplió su presencia en Nueva Inglaterra con la adquisición de New England Storage Warehouse, en Boston. Fue la primera adquisición de Iron Mountain, y permitió a la empresa entrar con fuerza en el mercado de la gestión de informes médicos y archivos legales.