"Usamos cookies para asegurarnos de que te ofrecemos la mejor experiencia posible en nuestro sitio web". Para obtener más información sobre las cookies, sus ventajas y el uso que hacemos de ellas, visita nuestra nueva política sobre cookies. Para desactivar las cookies en este dispositivo, consulta nuestra información sobre "Cómo gestionar tus cookies". Ten en cuenta que algunas partes de este sitio pueden no funcionar correctamente si las desactivas. Al cerrar este mensaje, das tu consentimiento a nuestro uso de las cookies en este dispositivo, según nuestra política sobre cookies".

Acerca de nosotros

Acerca de nosotros – Historia de Iron Mountain

Historia de Iron Mountain

Herman Knaust fundó Iron Mountain en 1951 en Livingston (NY). Conocido como "el rey de las setas" por sus vecinos del valle del río Hudson, Knaust empezó a generar su fortuna cultivando y vendiendo setas. En 1936, pagó 9.000 dólares por una mina agotada de minerales ferrosos y 100 acres de tierra con el objetivo de tener más espacio para el cultivo de su producto. Pero, en 1950, el mercado de las setas había cambiado, por lo que decidió emprender un nuevo negocio: uno que pudiese aprovechar la mina a la que había llamado "Iron Mountain".

Tras la II Guerra Mundial, Knaust subvencionó la reubicación de muchos inmigrantes judíos en Estados Unidos que habían perdido su identidad, ya que sus documentos personales se habían destruido durante la guerra. En ese momento, el mundo estaba sumido en el temor por la amenaza atómica de la Guerra Fría. Ambos factores llevaron a Knaust a centrar su negocio en la protección de información vital de las guerras y otros desastres.

50 years  of Iron Mountain

Como resultado, Iron Mountain Atomic Storage, Inc. fue fundada en 1951. El Sr. Knaust abrió los primeros "centros de custodia" en Iron Mountain y estableció la oficina comercial en el Empire State Building. Con un talento natural para la publicidad, convenció a altos cargos, como el general Douglas MacArthur, para que visitasen las instalaciones de Iron Mountain. La publicidad de los encargados de la custodia fue el tema central del programa de marketing de la nueva empresa. El primer cliente de Iron Mountain fue el East River Savings Bank, que se sirvió de coches blindados para llevar a las nuevas instalaciones copias en microfilm de los registros de depósito y tarjetas de firmas duplicadas. Poco después empezaron a llegar otros clientes, cuando las compañías con sede en Nueva York se dieron cuenta de la necesidad de proteger los archivos importantes.

Iron Mountain siguió creciendo en Nueva York y amplió sus instalaciones originales hacia una mina de piedra caliza en desuso, más cerca de la ciudad. En ese momento, Iron Mountain era la primera empresa de protección de documentos vitales.

Los clientes no tardaron en querer guardar también grandes volúmenes de documentos en papel. En 1978, Iron Mountain abrió sus primeras instalaciones de custodia de archivos no subterráneas en Nueva York. En 1980, Iron Mountain amplió sus fronteras más allá del mercado de Nueva York con la apertura de unas instalaciones en Nueva Inglaterra, para atender la creciente necesidad de proteger los datos de backup informático. En 1983, Iron Mountain amplió su presencia en Nueva Inglaterra con la adquisición de New England Storage Warehouse, en Boston. Fue la primera adquisición de Iron Mountain, y permitió a la empresa entrar con fuerza en el mercado de la gestión de informes médicos y archivos legales.

50 years  of Iron Mountain

A mediados de la década de los ochenta, Iron Mountain había abierto todas las líneas de servicio que conforman la base de la empresa actual. Ofrecía servicios de gestión y custodia de archivos en papel (incluidas las principales operaciones en los sectores sanitario y jurídico) y servicios de protección externa de datos y archivos vitales en Nueva York y Nueva Inglaterra.

En 1988, Iron Mountain dio un paso importante con la adquisición de Bell & Howell Records Management, Inc., una filial de Bell & Howell Corporation, cuatro veces mayor que ellos. Bell & Howell Records Management, por aquel entonces líder del sector, estaba presente en 12 mercados principales de EE.UU., en ninguno de los cuales tenía presencia Iron Mountain. Como resultado, Iron Mountain pasó a ser el primer proveedor nacional de servicios del sector.

Su expansión no se detuvo y, en 1995, Iron Mountain superaba los 100 millones de dólares de ingresos anuales. La dirección de la empresa estimó que era el momento ideal para consolidar el sector de la gestión de archivos. En febrero de 1996 Iron Mountain salió a bolsa con una ampliación de capital destinada, en parte, a iniciar su consolidación.

Actualmente, Iron Mountain destaca como líder del sector en servicios de custodia y gestión de la información y presta sus servicios a 156.000 clientes de 32 países de los cinco continentes. Sus acciones cotizan en la Bolsa de Nueva York con el nombre “IRM”. Iron Mountain ocupa el puesto 712 de la lista Fortune 1000 y forma parte del índice S&P 500. Empresas de todos los sectores importantes y de todos los tamaños (incluido más del 94% de las empresas de la lista FORTUNE 1000) confían en Iron Mountain como socio para la gestión de su información.

Iron Mountain, con unos ingresos en 2012 de 3.000 millones de dólares, cuenta con la plataforma de servicios más amplia destinada a los mercados internacionales, es el socio de confianza en todo el mundo para servicios de custodia y gestión de la información.

Herman Knaust demostró tener gran capacidad de futuro cuando, en 1952, dijo: “Este negocio crecerá como las setas...”.
Portada, Wall Street Journal, 24 de octubre de 1952


Para obtener más información sobre la gestión y la custodia de archivos:

Contáctenos