Los responsables de la información luchan por su espacio en el sector del gran consumo, según un estudio de Iron Mountain

Los profesionales se apartan de la gestión tradicional de datos buscando análisis y conocimiento

Madrid, 26 de agosto, 2015.- El papel de los responsables de datos e información se convierte crucial cuando tiene que demostrar su efectividad en sectores tales como el gran consumo, según un nuevo estudio de Iron Mountain. Solo una de cada tres empresas del ámbito del gran consumo tiene un responsable de datos e información, en comparación con sectores en los que los procesos y el cumplimiento de la legislación están asentados, como es el caso de la industria manufacturera, en la que el 46% de las empresas cuentan con este profesional, o el sector de la energía (48%) o los servicios financieros (50%).

Más de un tercio (38%) de las empresas encuestadas del sector gran consumo de tamaño medio en Europa y Estados Unidos admiten que no saben exactamente qué hacen sus profesionales de la información y menos de la mitad (45%) afirman que su papel añade valor significativo a la organización. Estas cifras destacan cuando se comparan con el 79% de los líderes empresariales de la industria manufacturera y el 74% del sector de la energía que dicen entender claramente la labor que realizan estos profesionales en sus empresas.

Sin embargo, a pesar de esta incerteza, el 92% de las empresas de consumo creen que los profesionales de la información deberían jugar un papel importante en sacar el máximo partido de los datos en manos de sus empresas.

Aprovechar el valor completo de los datos de los clientes a la vez que mantenerlos a buen recaudo y cumplir la legislación es algo cada vez más importante para el éxito y la reputación de empresas centradas en el negocio del consumo. De hecho, el sector gran consumo fue uno de los primeros en usar el análisis de datos como herramienta para entender mejor a sus clientes.

Por esta razón, es importante entender el motivo por el que la aportación de los responsables de datos e información parece no ser bien entendida. Una explicación podría residir en que estos profesionales se encuentran confinados a gestionar contenidos más tradicionales, con poca responsabilidad a la hora de gestionar otros tipos de contenido emergentes y desestructurados que están creciendo rápidamente en importancia y uso en los sectores de consumo. Por ejemploii , el 71% de estos profesionales en este sector se responsabilizan de los datos de clientes y el 76% de los correos electrónicos pero solo un 29% están involucrados en la gestión del contenido proveniente de las redes sociales y un 37% de las comunicaciones móviles.

La buena noticia es que esta tendencia no significa necesariamente la extinción de este papel clave en la gestión de la información. A pesar de las marcadas diferencias, los líderes empresariales en todos los sectores son unánimes en su opinión sobre el valor que esta profesión puede aportar en los próximos años.

Para casi dos tercios de los directivos de empresa, estas habilidades incluyen la capacidad de aproximarse a la información con una visión estratégica y una mayor concienciación de cuáles son las metas empresariales (61%); la seguridad en comunicar de forma eficaz a los otros equipos y departamentos (68%); la capacidad de hacer la información más accesible (64%); unido todo ello al cumplimiento de la legislación, la seguridad y la transformación digital (62%).

“Aunque hay señales de que el habitat natural de los datos y los profesionales de la información están desapareciendo, el futuro se presenta brillante para aquellos que quieren adaptarse”, comenta Ignacio Chico, Director General de Iron Mountain. “Las empresas en todos los sectores se están centrando cada vez más en los clientes y en los datos que se tienen de ellos. Quieren explotar la información para fomentar el éxito empresarial y obtener una mayor ventaja competitiva. Como resultado de esto, el flujo de datos relativos a clientes está siendo objeto de una mayor atención a medida que los procesos tradicionales buscan la protección de la información. Nuestro estudio confirma que los responsables de la información pueden jugar un papel activo a la hora de posibilitar la transición a un futuro marcado por los datos. Les animamos a adaptarse al nuevo panorama de información y a construir las habilidades y el conocimiento necesarios para prosperar. La extinción no es segura, pero la evolución es inevitable”.

Más información sobre cómo los responsables de información pueden adaptarse a las necesidades futuras de sus empresas: Overcoming the Disconnect, aquí.

Sobre Iron Mountain Incorporated

Iron Mountain Incorporated (NYSE: IRM) es líder en servicios de custodia y gestión de la información. La compañía cuenta con 20 millones de metros cuadrados repartidos en cerca de 1.000 instalaciones en 36 países, lo que le permite dar servicio con rapidez y precisión a clientes en todo el mundo. Sus soluciones para la gestión y custodia de archivos, escaneado y digitalización, destrucción segura de papel y soportes y backup y recuperación de datos ayudan a las empresas a reducir los costes por almacenamiento, cumplir con las normativas, recuperarse de desastres y usar mejor su información en beneficio de su negocio. Fundada en 1951, Iron Mountain gestiona miles de millones de activos de información, incluidos documentos de empresas, archivos electrónicos y datos médicos. Más información en www.ironmountain.es.


Para mayor información contacte con:
Estela Requena
Berkeley PR
+34 637 30 13 30
estela@estelarequena.com


i Coleman Parkes para Iron Mountain. Coleman Parkes entrevistó a responsables en la toma de decisiones y a directivos de la información en 900 empresas entre 250 y 999 empleados en los sectores de la sanidad, público, retail, jurídico, servicios financieros/seguros, farmacéutico, industria y energía en el Reino Unido, Francia, España, Países Bajos, Alemania y los Estados Unidos. El estudio se realizó de forma online en enero y febrero de 2015.

ii Los porcentajes se han incluido con fines ilustrativos solo debido a un tamaño limitado de la muestra.